?

Log in

No account? Create an account
Furan

White Sun, Black Moon

¡Dominación mundial a través del manganime!

Previous Entry Share Next Entry
Reto Nº 13 - Merry X-mas!!
Furan
shiroyo_kuroki
Un poco atrasadas pero bleh xDD ¡También Feliz Año Nuevo! Y Reyes (por si no aparezco xDDD) La verdad es que este año ha sido... Peculiar y un poco estresante al final pero nada que no se pueda superar.

Reto: Deseo
Título: Cuando las cosas no pueden empeorar...
Fandom: Bleach
Rating: +10
Extensión: 1160
ADVERTENCIAS: creo que me quedó un tanto -bastante- OoC (para mi desgracia) y... No me termina de convencer

 

Cuando las cosas no pueden empeorar…:

 

Siempre pasará algo para que te retractes. Esa es la cuestión.

 

Sólo regresarás a la normalidad si encuentras a alguien que te extrañe con sinceridad

 

¿Cómo es que le había pasado esto?

 

Iba caminando muy tranquilo por el parque de Karakura cuando vio ese pequeño regalo. Pensó dejarlo en un buen lugar para que lo encontraran pero la curiosidad le pudo y ¡Paf! De repente se ve convertido en un zorro blanco que debería habitar en Islandia (cómo lo sabe, porque se vio reflejado en el charco de la esquina y la clase de Biología le había servido de algo).

 

¿Qué había hecho para merecer semejante castigo? Recordaba que esa mujer de cabello negro les había advertido algo como que, una vez que entraran a varios mundos y regresaran, alguna que otra sorpresa se iban a llevar pero nada como eso.

 

Lo peor es que dudaba de que alguien lo extrañara con sinceridad: Matsumoto seguramente empezaría a extrañarlo una vez se le acumulara el papeleo, Momo es demasiado inocente como para llegarse a imaginar su situación… La lista se le acababa por ahí y no tuvo otra que volver a dormir por tercera noche en el parque.

 

 

-Rayos… ¿Dónde se habrá metido Tōshirō?

 

Caminaba a paso lento. El loco de su viejo lo había mandado a comprar las luces del árbol a esas horas y casi se llevaba un farol por delante pero eso no le importaba, hacía cuatro días que no veía a ese niño gruñón y por alguna razón sentía mucho su falta.

 

-Debe ser que estoy loco o algo…

 

 

¡Eso es! ¿Cómo pude ser tan idiota? Puedo ir a la tienda de Urahara para que…

 

Pero seguramente… Sí… ¡Esto debe ser obra suya!

 

Y ahora… ¿A quién demonios puedo acudir…?

 

-Debe ser que estoy loco o algo…

 

Kurosaki… ¡Eso! En última instancia lo podría resguardar o algo

 

Se le acercó casi trotando y se detuvo enfrente de él.

 

 

-U… Un Lo… Lobo…

 

Mi rostro debía estar azul o algo ¿¡Es que ya no hay control en este lugar!? ¡Hay un zorro suelto y nadie se enteró!

 

Pero a diferencia de lo que me esperaba éste se sentó enfrente de mí y me miró como si esperara algo…

 

Con miedo -¿Qué más sino?- me acerco y lo acaricio.

 

 

Ah… Creo que no me reconoció ¿Se piensa que soy un perro o algo?

 

-U… Un lo… Lobo…

 

Perfecto. Aparte de que es idiota, saldrá corriendo y…

 

-Buen chico…

 

 

Bien… Cómo acabé con un zorrito en mi casa sin que nadie se diera cuenta no lo sé pero algo es seguro: ¡Rukia querrá espachurrarlo cuando lo vea!

 

Demonios eso no viene al caso pero es que…  Es tan pequeñito y tierno…

 

-Es verdad, necesitas un nombre ¿O no?

 

-Imbécil, ¿aún no te das cuenta que soy yo?

 

-Oye, deja de hacer esos ruidos que despertarás a todos

 

-Tienes razón…

 

-Buen chico…

 

-Idiota…

 

-¿Tienes hambre?

 

Me mira con ojos brillantes, parece que no come desde hace un tiempo.

 

-Um… Pero a esta hora cocinar carne no creo que sea buena idea…

 

-¿¡Cocinar!? ¿¡En dónde estaba tu cabeza durante la clase de Biología!? Esperen ¡No quiero carne! Sandía… Me apetece una sandía

 

-Sonaré loco pero… ¿Me acompañas a ver que hay?

 

Mueve ligeramente la cola pero apenas abro la puerta y sale casi corriendo, como si conociera la casa.

 

-Shh, que todos duermen…

 

Se para frente al refrigerador y apoya una de sus patas ahí.

 

-Ya voy… Ya voy…

 

Abro, revuelvo un poco y saco una botella de agua.

 

-Rayos… Si tuviéramos un plato o algo…

 

El foco se me enciende y agarro justamente un plato –irónico ¿Verdad?- donde coloco el agua para luego beber un poco.

 

Tump… Tump, tump tap

 

-¿Huh? ¡E-Eso es…!

 

No sé como demonios hizo ese zorrito pequeñito para tirar la sandía que había allí… Es decir ¡Es casi tan grande como él!

 

Esperen… Sandía…

 

-¿Y ahora por qué suspira? ¡Idiota dame de comer!

 

-¿Eh? Ah sí, perdona… Estaba… Recordando a alguien que extraño mucho…

 

Más o menos diez minutos después estamos de vuelta en mi habitación, bebiendo y comiendo sandía.

 

-Hum ¿Sabes? Estaba pensando en que… Me recuerdas a alguien ¿Sabes?

 

Parece prestarme total atención… Bien, supongo que puedo confiar en él.

 

-Ah… Mira, él es… Un gruñón ¿Sí? A pesar de ser un enano que parece más joven que yo es muy gruñón ¡Parece viejo!

 

-¿Pa… Parezco viejo? ¡Ya verás como te parezco un viejo, maldito mocoso remedo de shinigami!

 

¡Ah! ¡Me quiere comer!

 

-¡Quita! ¡Quita!

 

-¿¡Qué pasa aquí, Ichigo!?

 

El viejo de una patada abre la puerta, atrás de él, Yuzu y Karin me miran como si estuviera loco.

 

-Ichi-nii ¿Con quién peleas?

 

-Eso Ichigo ¿Acaso entrenas con el aire?

 

¿Qué? No pueden… ¿Verlo? Entonces es…

 

-N-No… Es que había un… ¡Un mosquito! ¡Sí eso! Un mosquito molesto y pues…

 

-Claro Ichigo, hijo querido ¿Y por qué tanta sandía aquí, eh?

 

Viejo metido, chusma, que siempre busca algo para meterme en…

 

-¿Qué pasa viejo? ¿Acaso no tengo derecho a un refrigerio nocturno?

 

-Sí papá, mejor vámonos…

 

-¡Pe-pero Karin-chan…!

 

-Vámonos, vamos fuera, Ichigo necesita PRIVACIDAD de una buena vez ¿¡Entienden!?

 

De una patada y un suave empujón respectivamente, saca a mi hermana y al viejo de la habitación para luego cerrar.

 

-¡Quítate zorrito!

 

Sí, así es, seguía mordiéndome el brazo. A pesar de eso no me dañó al soltarme y se sentó en mis piernas mirándome como si estuviera enfadado.

 

-No te pueden ver… ¿Acaso eres un espíritu?

 

-Duh que genio, volvía de purificar a unos hollows cuando encontré el regalo… Y el gigai lo tiene Urahara…

 

Asiente y sonrío.

 

-Entonces mañana te haré el ‘Entierro del Alma’ ¿Sí? Por ahora quiero dormir un poco… Que muero de sueño, si no es mucha molestia…

 

Me meto a la cama y Shiro-chan, por ahora le dejaré ese nombre, se acurrucó a mi lado.

 

-Buenas noches Shiro-chan…

 

 

Hum… Ichigo… Parece que realmente me has extrañado… Espero que contigo funcione eso del regalo…

 

-¡Ah! ¡Tōshirō!

 

¿Eh?

 

-¿Ichigo?- Me refriego los ojos -¿Qué…?

 

Oh… Por todo el Gotei 13, el Capitán Comandante y la Cámara de los 46…

 

-¿Tú eras el… Zorrito blanco?

 

-¡Ichii-ni, el desayuno!

 

-Demonios…

 

-¡Apúrate Ichigo! ¡Tenemos que decorar el árbol familiar para que tu bella madre esté contenta!

 

-¡Que ya voy!

 

-Amm… Yo volveré después y te explico…

 

 

-Entonces… ¿El regalo estaba aquí, lo abriste y por ‘arte de magia’ te convertiste en un zorro?

 

-Sí… También decía que la fecha límite era para Navidad…

 

-Pero ahora desapareció y… No lo encuentro…

 

-Um… Tōshirō…

 

-Capitán Hitsugaya.

 

-Como sea, al menos me alegrará el darle una bonita sorpresa a mi padre…

 

-¿Eh? ¿Qué le vas a regalar?

 

-Más bien la noticia que le voy a dar…

 

-¿Qué?

 

Unos labios nerviosos hacen que calle.

 

-Idiota… Aprende a besar y luego le decimos a tu padre.

 

-Sí… Y mejor aprende a correr rápido en el gigai antes de que te mate.

 

-Hecho.